Archivo de la etiqueta: proteína

proteinas

La dieta DUKAN, una peligrosa dieta de moda o un plan de alimentación con base científica?

El presente comentario no pretende ser exhaustivo ni mucho menos detallado, mi intención es presentarles un punto de vista en base a mi experiencia profesional, que nos permita intercambiar opiniones y experiencias. Daré por sentado que conoces lo básico de esta dieta y solo plasmaré mi opinión, esa es un lujo que me puedo dar en el mundo actual, pues si no conoces esta dieta con googlear unos minutos estoy seguro tendrás al menos una idea general y luego rápidamente podrás aprender mucho más.

 

DIETA DUKAN Ventajas y desventajas

Desde mi perspectiva para entender de manera apropiada esta “dieta” es fundamental verla en su conjunto, quiero decir en sus 4 FASES que se complementan unas a otras, pues si evaluamos de manera individual cada etapa o fase, vamos a llegar a conclusiones solo parciales.

 

ALGUNAS VENTAJAS

Una de las ventajas de DUKAN es que a diferencia de muchas dietas, no se basa en el conteo de calorías primordialmente, sino en la selección de determinados grupos de alimentos que se pueden comer a libre demanda, en especial las proteínas, que tienen la ventaja de aplacar mucho mejor el hambre que los hidratos de carbono. Además, si bien, sobre todo sus 2 primeras fases, son desbalanceadas e incluso carentes de algunos nutrientes, por otro lado es muy efectiva en bajar de peso de manera “rápida”, permitiendo llegar a la tercer face, llamada Crucero, en corto tiempo, fase que es más balanceada nutricionalmente hablando.

 

dieta-dukan

 

FUNCIONALIDAD, REDUCE LA RESISTENCIA A LA INSULINA

En tiempos donde la “epidemia” de sobrepeso-obesidad parece descontrolada, Dukan se nos presenta, en muchos casos, como una opción efectiva y eficiente para bajar de peso, sobre todo porque actúa sobre el origen de muchas enfermedades actuales, entre ellas precisamente el sobrepeso-obesidad, que es la resistencia a la insulina. Finalmente en su cuarta fase, permite comer casi de todo, como alguno de mis pacientes me diría “comer normal” con un mínimo de indicaciones.

 

CUALES SON SUS RIESGOS

Todo aquello que se hace sin la debida evaluación y planificación corre el riesgo de acabar en el total fracaso y el proceso de bajar de peso no es la excepción a esta regla, por ello antes de iniciar esta dieta es imprescindible consultar con un especialista con experiencia en este campo, pues hay casos donde no es funcional de utilizar, otros donde el beneficio sería discutible y otros donde incluso sería muy perjudicial, por ejemplo, vemos casos como la gota o insuficiencia renal donde sería fatal para la salud u otros casos donde la “dependencia” por los hidratos de carbono o por los dulces es tan fuerte que no se podría aplicar. Por otro lado, en sus fases iniciales tiene déficit de algunos nutrientes (vitaminas, minerales, fibra y grasas esenciales) que deberían ser suplementadas con mucho cuidado.

EN RESUMEN

Funciona en muchos casos y por su estructura de 4 fases nos permite tener lineamientos claros, más allá del “come sano y balanceado” y su última fase es muy flexible. Pero requiere una evaluación muy cuidadosa por parte del profesional para determinar qué casos sí y en qué casos no.

Te animo a comentar y debatir ideas.

Lic. Raúl Manrique

Exorcizando la grasa

Desde hace décadas nuestros sistemas de salud nos vienen dando sistemáticamente una serie de “recomendaciones saludables”, pero al parecer algo no debe estar funcionando bien, pues si bien tengo que reconocer que  cada día vivimos más, no es menos cierto que cada día vivimos más y más enfermos

¿Qué pasa con las recomendaciones de salud?

Esto me hace recordar la inocencia de muchos que, por ejemplo,  consideran que tener acceso a internet en sus celulares es un gran avance de la tecnología, cuando en realidad es una manera muy práctica de hacerlos “mejores empleados” al producir más y además  “mejores consumidores”, pero más felices y sanos? No, no lo creo, eso no es negocio.

Pero retomemos la primera pregunta, las recomendaciones que recibimos de nuestros sistemas de salud, ¿Están funcionando? ¿Es probable que no las estemos siguiendo de manera adecuada? O será que simplemente no son recomendaciones adecuadas, al menos, no para todos igual.

Atrapando la tortuga

Una de las recomendaciones de salud más lamentables que han quedado grabadas en el subconsciente colectivo es que para reducir el colesterol en sangre (lo mismo que para bajar de peso) es necesario reducir de manera importante el contenido de grasas en nuestra alimentación y mantener relativamente elevado nuestro consumo de carbohidratos “sanos” (55 – 60%).

 

 

detective-clipart1

 

Fundamento fisiológico básico y error garrafal multibillonario

En términos generales, para la elevación del colesterol en sangre (dislipidemias), es necesario sufrir de Resistencia a la Insulina (RI) y el principal estimulante de esta es el carbohidrato (papa, arroz, fideos, menestras, frutas, lácteos, tubérculos)!! Sí, los mismos alimentos que te recomiendan con sanos y te dicen fundamentales para mantenerte con vida!! Pero a la luz de las actuales evidencias son los principales causantes de RI y por lo tanto de dislipidemia, sobrepeso-obesidad, diabetes, hígado graso y un largo etc. La grasa (no frita) más bien tiene un efecto protector por el efecto incretina que tienen, pues activan la GLP-1 a nivel intestinal, que reduce los triglicéridos y aumenta el colesterol bueno o HDL

El marketing y la pesadilla norteamericana

La conclusión, desde mi modesto entender, es que dentro de la visión de Salud-Enfermedad de nuestros “sistemas modernos” de salud, infestados por el marketing y la fiebre de “más gano mejor es mi negocio”, el sistema funciona a la perfección, pues se mantiene un mercado cautivo que consumirá cada año más y más medicamentos, más allá si esto es bueno o malo, no estoy en función de juez, la pregunta clave es, ¿Te está sirviendo? La respuesta cae como fruta madura….

 

 

Raúl Manrique Maidana

Diabetes tipo 2. La función alterada del Glucagon, el eslabón perdido del tratamiento?

 

La principal característica en el diabético tipo 2 es la Hiperglicemia Basal, pero mucho antes que se presente, existen otras alteraciones que al no ser detectadas de manera adecuada ocasionan que esta “enfermedad” sea muy tardíamente diagnosticada.

Por ejemplo, es la Resistencia Hepática a la Insulina  la que no permite detener la Neoglucogénesis Hepática luego de las comidas (producción de glucosa a partir de proteínas y otras fuentes diferentes a los carbohidratos), originando en el diabético tipo 2 una doble presencia de glucosa en sangre, la ingerida con los alimentos y la producida con su hígado. Esto lleva a una constante hiperglicemia, que luego es enmascarada por la Hiperinsulinemia compensatoria, que esconde por años la elevada concentración de glucosa en sangre, pero que produce colesterol y triglicéridos en sangre elevados, hígado graso, aumento de peso y un largo etc.

diabetes-tipo-2

 

A esta interpretación podemos sumarle  la identificación de otra “alteración” o tal vez mejor sería llamarla “adaptación paleolítica”. Esta es que el glucagón no reduce su concentración luego de las comidas (en personas no diabéticas, luego de una comida, se eleva la insulina, lo que origina que el glucagón reduzca su concentración en sangre), lo cual permite al hígado seguir produciendo glucosa a partir de la proteína de la dieta. De esa manera se refuerza la teoría que si un Diabético tipo 2, por ejemplo, almuerza arroz integral con pollo, estará consumiendo 2 veces carbohidrato, el del arroz y el del pollo, convertido este último en carbohidrato por la Neoglucogésis Hepática no inhibida por el dúo hormonal Insulina-Glucagón.

En conclusión, el hígado del Diabético y su comparsa Insulina-Glucagón están preparados para producir glucosa con ayuno o sin él (en el segundo caso a partir de la proteína de la dieta), eso es fisiológico para este tipo de genoma, pero cuando esta persona consume carbohidratos en la dieta (salvo las verduras) se inicia la escalada que terminará algunos años después en Diabetes tipo 2.

 

Lic. Raúl Manrique