Archivo de la etiqueta: dieta cetogénica

Reversión de la Diabetes tipo 2 para DUMMIES

REVERTIR LA DIABETES TIPO 2 EN 5 PASOS –  ¡SIMPLE, PERO NO SENCILLO!

 

portada

 

“… los hidratos de carbono en la dieta aumentan la glucosa en la sangre y, como la diabetes se define por la glucosa sanguínea alta, tiene sentido  bajar los hidratos de carbono en la dieta. Mediante la reducción de los hidratos de carbono en la dieta, hemos sido capaces de disminuir en los pacientes la aplicación de insulina, con una marcada mejora en la normalización de la glucemia…”

Eric Westman, MD, MHS (1).

Como seguramente saben, la Diabetes tipo 2 es una condición que tiene como principal característica la Hiperglicemia, que no es otra cosa que valores elevados, por encima de lo normal, de Glucosa (azúcar) en sangre. La glucosa es una fuente fundamental de energía para nuestras células, pero mucho de “lo bueno” termina siendo perjudicial en este caso, el exceso de Glucosa se empieza a “pegar” (Glicosilar) en diversos tejidos, con muchas y diversas complicaciones.

Si queremos Revertir la Diabetes tipo 2 debemos entender el Verdadero Origen del problema, para darle una Verdadera Respuesta, he tratado de resumir todos los conceptos básicos en 5 pasos:

ENTENDER LA REVERSIÓN DE LA DIABETES TIPO 2 EN 5 PASOS!

  1. Todos tenemos doble fuente de Hidratos de carbono o Glucosa: la producida por nuestro Hígado (Neoglucogésis Hepática) (2) y la proveniente de la Dieta (Alimentos con Hidratos de carbono: Arroz, fideos, pan, avena, frutas, lácteos, leguminosas, etc. etc.
  2. El paciente con Condición Diabética tipo 2 tiene una producción “aumentada” de Glucosa por parte del Hígado (Neoglucogénesis Hepática aumentada) (3), esto produce constantes Hiperglicemias (4) incluso décadas antes del diagnóstico de Diabetes tipo 2.
  3. Estas constantes Hiperglicemias originan con el paso de los años la Resistencia a la Insulina, común en todos los pacientes con Condición Diabética tipo 2. ¿Por qué? Simple, mucho Hidrato de carbono en sangre requiere más  Insulina de lo normal para ser procesado y más y más insulina! Solo es cuestión de tiempo para que se presente la Resistencia a la Insulina.
  4. Entonces, si tenemos doble fuente de Hidratos de Carbono, la exógena y la endógena (punto 1), y la endógena está “aumentada”, (punto 2), es lógico concluir que necesitamos una estrategia para reducir la Glicemia. Siendo que reducir la producción endógena de glucosa es muy complicado y no está funcionando, mejor será ir por lo simple y efectivo, reducir el consumo exógeno de glucosa! (5, 6) No te engañes, los Hidratos de carbono integrales no ayudan en nada en este caso, pues estos igual se convierten en su gran mayoría en glucosa en el intestino, NO existe una “glucosa integral”.
  5. Conclusión: Reducimos de manera importante el porcentaje de consumo de Hidratos de carbono en la dieta (como se hacía antes de la aparición de la aplicación de Insulina exógena (7)) y veremos que en muchos casos, en cuestión de semanas, sin prácticamente medicina, los valores de Glicemia se van normalizando, tanto en ayuno como después de las comidas (8, 9, 10, 11, 12).

Aquí algunos Testimonios, de Diabetes tipo 2, Hipertensión y otras condiciones relacionadas a la Resistencia  a la Insulina: https://www.youtube.com/watch?v=fkSI6T4GwWo

 

 

grafico2

Fig. 1. Cuando a un paciente con Condición Diabética tipo 2 (Resistencia a la Insulina) se le da 55% o más de Hidratos de carbono tendrá 2 fuentes de carbohidratos, la producida por el hígado (aumentado) y la de la dieta, generando Hiperglicemia, estimulando la formación de Triglicéridos y bloqueando la Lipasa Hormona Sensible (LHS), hormona que “quema grasa”.

 

Reservas: Esto no funciona en el 100% de pacientes, algunos han consumido demasiados medicamentos, por demasiado tiempo o han estado totalmente descontrolados por muchos años, en ellos se puede controlar la condición, pero no se puede garantizar la Reversión, cada caso es diferente.

La dieta debe ser personalizada, repito y remarco, PERSONALIZADA! Pero sin dudas, Baja en Hidratos de Carbono. La necesidad de personalización es en parte porque el concepto de Dieta Baja en Hidratos de Carbono (a veces llamada Cetogénica) es aún ambigua, por lo que se requiere un profesional con la suficiente experticia para indicarla de acuerdo a cada caso (13, 14, 15, 16).  En otras palabras, si sufres de Condición Diabética, nunca te autoindiques la dieta, NUNCA! Por cierto, recuerda que las Dietas Bajas en Hidratos de Carbono no son sinónimo de Dietas Hiperproteícas.

Finalmente, la teoría de que comer “grasas” aumenta el Riesgo Coronario o Enfermedades Cardiovasculares no ha podido ser comprobada. A pesar de los grandes esfuerzos, no se ha podido verificar una relación clara entre el Consumo de grasas y Aumento de riesgo coronario (17, 18, 19, 20, 21 y 22), por lo que aumentar el consumo de grasas, incluso saturadas, no debería ser riesgoso, incluso todo lo contrario. Recuerda, siempre bajo supervisión de un Profesional  Nutricionista Calificado y un Médico que conozcan bien tu caso.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. C. Westman, M.C. Vernon Has carbohydrate-restriction been forgotten as a treatment for diabetes mellitus? A perspective on the ACCORD study design Nutr Metab (Lond), 5 (2008), p. 10.
  2. Jiang G1, Zhang BB . Glucagon and regulation of glucose metabolism. Am J Physiol Endocrinol Metab. 2003 Apr;284(4):E671-8.
  3. Shah P1, Vella A, Basu A, Basu R, Schwenk WF, Rizza RA. Lack of suppression of glucagon contributes to postprandial hyperglycemia in subjects with type 2 diabetes mellitus. J Clin Endocrinol Metab. 2000 Nov;85(11):4053-9.
  4. A.Rizza Pathogenesis of fasting and postprandial hyperglycemia in type 2 diabetes: implications for therapy Diabetes, 59 (11) (2010), pp. 2697–2707.
  5. Richard D. Feinman, Ph.D. cols. Dietary carbohydrate restriction as the first approach in diabetes management: Critical review and evidence base. Nutrition Volume 31, Issue 1, January 2015, Pages 1–13
  6. Perseghin G. Viewpoints on the way to a consensus session: where does insulin resistance start? The liver. Diabetes Care. 2009 Nov;32 Suppl 2:S164-7. doi: 10.2337/dc09-S303.
  7. C. Westman, W.S. Yancy Jr., M. Humphreys Dietary treatment of diabetes mellitus in the pre-insulin era Perspect Biol Med 2006, 49 (1) (1914-1922), pp. 77–83.
  8. Accurso, R.K. Bernstein, A. Dahlqvist, B. Draznin, R.D. Feinman, E.J. Fine, A. Gleed, D.B. Jacobs, G. Larson, R.H. Lustig, et al. Dietary carbohydrate restriction in type 2 diabetes mellitus and metabolic syndrome: time for a critical appraisal Nutr Metab (Lond), 5 (1) (2008), p. 9.
  9. C. Westman, W.S. Yancy, J.C. Mavropoulos, M. Marquart, J.R. McDuffie The Effect of a Low-Carbohydrate, Ketogenic Diet Versus a Low-Glycemic Index Diet on Glycemic Control in Type 2 Diabetes Mellitus Nutr Metab (Lond) (36) (2008)
  10. C. Gannon, H. Hoover, F.Q. Nuttall Further decrease in glycated hemoglobin following ingestion of a LoBAG30 diet for 10 weeks compared to 5 weeks in people with untreated type 2 diabetes Nutr Metab (Lond), 7 (2010), p. 64
  11. M. Dashti, T.C. Mathew, M. Khadada, M. Al-Mousawi, H. Talib, S.K. Asfar, A.I. Behbahani, N.S. Al-Zaid Beneficial effects of ketogenic diet in obese diabetic subjects Mol Cell Biochem (2007)
  12. A.Hussain, T.C.Mathew, A.A.Dashti, S. Asfar, N. Al-Zaid, H.M.Dashti Effect of low-calorie versus low-carbohydrate ketogenic diet in type 2 diabetes Nutrition, 28 (10) (2012), pp. 1016–1021.
  13. Accurso, R.K. Bernstein, A. Dahlqvist, B. Draznin, R.D. Feinman, E.J. Fine, A. Gleed, D.B. Jacobs, G. Larson, R.H. Lustig, et al. Dietary carbohydrate restriction in type 2 diabetes mellitus and metabolic syndrome: time for a critical appraisal Nutr Metab (Lond), 5 (1) (2008), p. 9
  14. D. Feinman Fad diets in the treatment of diabetes Current diabetes reports, 11 (2) (2011), pp. 128–135.
  15. S. Volek, M.L. Fernandez, R.D. Feinman, S.D. Phinney Dietary carbohydrate restriction induces a unique metabolic state positively affecting atherogenic dyslipidemia, fatty acid partitioning, and metabolic syndrome Prog Lipid Res, 47 (5) (2008), pp. 307–318.
  16. C. Westman, W.S. Yancy, J.C. Mavropoulos, M. Marquart, J.R. McDuffie The Effect of a Low-Carbohydrate, Ketogenic Diet Versus a Low-Glycemic Index Diet on Glycemic Control in Type 2 Diabetes Mellitus Nutr Metab (Lond) (36) (2008), p. 5
  17. Jönsson T1, Granfeldt Y, Ahrén B, Branell UC, Pålsson G, Hansson A, Söderström M, Lindeberg S. Beneficial effects of a Paleolithic diet on cardiovascular risk factors in type 2 diabetes: a randomized cross-over pilot study. Cardiovasc Diabetol. 2009 Jul 16;8:35.
  18. Steinberg D: The cholesterol wars : the skeptics vs. the preponderance of evidence, 1st edn.San Diego, Calif.: Academic Press; 2007
  19. Minger D: Death by Food Pyramid: Primal Nutrition, Inc.; 2014
  20. Clarke, C. Frost, R. Collins, P. Appleby, R. Peto Dietary lipids and blood cholesterol: quantitative meta-analysis of metabolic ward studies BMJ, 314 (7074) (1997), pp. 112–117
  21. E. Forsythe, S.D. Phinney, R.D. Feinman, B.M. Volk, D. Freidenreich, E. Quann, K. Ballard, M.J. Puglisi, C.M. Maresh, W.J. Kraemer, et al. Limited effect of dietary saturated fat on plasma saturated fat in the context of a low carbohydrate diet Lipids, 45 (10) (2010), pp. 947–962.
  22. Yancy WS Jr1, Olsen MK, Guyton JR, Bakst RP, Westman EC. A low-carbohydrate, ketogenic diet versus a low-fat diet to treat obesity and hyperlipidemia: a randomized, controlled trial. Ann Intern Med. 2004 May 18;140(10):769-77.
Fruta de noche - Portada

COMER FRUTA DE NOCHE, Método efectivo de reducción de peso o Parte del problema?

 

Aún recuerdo cuando hacía mis pininos en consulta nutricional, quinto año de universidad  y mi primer paciente, una joven de unos 17 años, más o menos delgada, hacía yoga, meditación  y además era vegetariana! Para mí era todo un reto, pues en casa comíamos carne cada vez que podíamos, mi madre como buena argentina nos daba una dieta básicamente carnívora y en la universidad poco o nada había visto del tema de vegetarianismo. Con mi primer paciente experimenté que comer mucha fruta y mejor aún de noche “no le puede hacer daño a nadie y además te puede ayudar a bajar de peso”.

De eso hace ya 16 años y sin duda he aprendido, desaprendido y vuelto a aprender muchas cosas, es cierto que no hay nada nuevo bajo el sol y finalmente he comprendido que lo que funciona para algunas personas no necesariamente funcionará para otros, que el ser humano no es una computadora y que la “simplista” idea de calcular calorías, en las personas con sobrepeso-obesidad es el  camino directo a la frustración y el fracaso.

ENTONCES, QUÉ ES LO QUE FUNCIONA?

Existen muchas recomendaciones que podría darte, pero la que es casi infalible es que si tu paciente ha fracasado haciendo las clásicas dietas de “come de todo un poco” y “balanceado” (60% hidratos de carbono, 25% grasas y 15% proteínas) le des una oportunidad a trabajar con alimentos que no estimulen la resistencia a la insulina, hablamos de las dietas cetogénicas.

¿EN QUÉ SE BASA ESTA IDEA?

Se basa en el concepto de como modifican nuestro medio interno determinados tipos de alimentos, más allá del conteo de calorías. Aceptar que la activación de determinadas hormonas dificultarán e incluso harán imposible que se baje de peso, por más dedicación y fuerza de voluntad que se ponga.  Además, insisto, tener en cuenta que no todos reaccionamos de la misma manera ante determinados macronutrientes (hidratos de carbono, grasas y/o proteínas).

¿CÓMO FUNCIONA ESTO EN EL CASO DE LA FRUTA EN LA NOCHE?

 

Fruta de noche 1

El caso de la fruta, ésta contiene fructosa, glucosa,  sacarosa (más fructosa y sacarosa) y almidón. Lo interesante es que la fructosa, a diferencia de la glucosa que puede ser metabolizada por prácticamente cada célula de nuestro organismo, solo puede ser manejada por el hígado. Por lo tanto, luego de comer fruta, la fructosa proveniente de ella,  será transporta directamente al hígado.

ENTONCES QUE SUCEDE EN UNA PERSONA CON SOBREPESO-OBESIDAD

Normalmente estás personas no estarán en ayunas desde varias horas  antes de cenar y de estarlo o no, al momento de cenar fruta comerán una importante cantidad y variedad de frutas, de manera especial las más dulces (no quiero ni pensar que pasaría si además le agregaran yogurt, cereal y/o miel…). Entonces,  el hígado intentará almacenarla como glucógeno hepático, pero como su capacidad de almacenarla es muy pequeña, los depósitos estarán llenos o rápidamente se llenarán.

LA FRUTA NOCTURNA Y NUESTRO PACIENTE CON SOBREPESO-OBESIDAD

 

Metabolismo fructosa

 

Entonces, lo qué ocurre cuando el glucógeno está completamente lleno en el hígado y además tenemos  suficiente glucosa en sangre, es que este exceso de hidratos de carbono se convierte en una forma de grasa saturada de cadena larga llamada Ácido Palmítico (AP), el cual se une a una molécula de glicerol y se empaqueta con proteínas y colesterol; el resultado es una molécula rica en AP llamada VLDL (lipoproteína de muy baja densidad). El problema empieza a complicarse aquí, pues el AP reduce la sensibilidad a la leptina. De esta manera el cerebro va perdiendo la sensibilidad a esta importante hormona que es una señal de saciedad, que se activa cuando la comida aún está en el estómago. En conclusión, tendrás hambre aún después de haber comido suficiente.

VLDL y otras lipoproteínas

¿CUÁN MALO PUEDE SER ESTO?

El problema que al comer más hidratos de carbono necesitaremos más insulina para metabolizarlo y con el tiempo, poco a poco se presentará la Resistencia muscular a la insulina (RI), lo que origina que los músculos tengan hambre a pesar de haber más que suficiente glucosa en sangre, esto va de la mano con la RI hepática, que ocasiona que el hígado siga produciendo hidratos de carbono y los mande a sangre, que al tener ya suficiente glucosa, ocasionará nuevas hiperglicemias, seguidas de hiperisulinemias. El siguiente paso es que el hígado empieza a formar Triglicéridos (TG) a partir de 3 AP y un glicerol y acumula grasa, llevándonos en cierto tiempo a una esteatosis hepática no alcohólica por el consumo de la “sana” fructuosa.

Si estás haciendo dieta y comiendo fruta de noche, y no bajas de peso, no me sorprendería que esta sea la causa.

 

Raúl Manrique Maidana