Archivos de la categoría Diabetes

Diabetes tipo 2. La función alterada del Glucagon, el eslabón perdido del tratamiento?

 

La principal característica en el diabético tipo 2 es la Hiperglicemia Basal, pero mucho antes que se presente, existen otras alteraciones que al no ser detectadas de manera adecuada ocasionan que esta “enfermedad” sea muy tardíamente diagnosticada.

Por ejemplo, es la Resistencia Hepática a la Insulina  la que no permite detener la Neoglucogénesis Hepática luego de las comidas (producción de glucosa a partir de proteínas y otras fuentes diferentes a los carbohidratos), originando en el diabético tipo 2 una doble presencia de glucosa en sangre, la ingerida con los alimentos y la producida con su hígado. Esto lleva a una constante hiperglicemia, que luego es enmascarada por la Hiperinsulinemia compensatoria, que esconde por años la elevada concentración de glucosa en sangre, pero que produce colesterol y triglicéridos en sangre elevados, hígado graso, aumento de peso y un largo etc.

diabetes-tipo-2

 

A esta interpretación podemos sumarle  la identificación de otra “alteración” o tal vez mejor sería llamarla “adaptación paleolítica”. Esta es que el glucagón no reduce su concentración luego de las comidas (en personas no diabéticas, luego de una comida, se eleva la insulina, lo que origina que el glucagón reduzca su concentración en sangre), lo cual permite al hígado seguir produciendo glucosa a partir de la proteína de la dieta. De esa manera se refuerza la teoría que si un Diabético tipo 2, por ejemplo, almuerza arroz integral con pollo, estará consumiendo 2 veces carbohidrato, el del arroz y el del pollo, convertido este último en carbohidrato por la Neoglucogésis Hepática no inhibida por el dúo hormonal Insulina-Glucagón.

En conclusión, el hígado del Diabético y su comparsa Insulina-Glucagón están preparados para producir glucosa con ayuno o sin él (en el segundo caso a partir de la proteína de la dieta), eso es fisiológico para este tipo de genoma, pero cuando esta persona consume carbohidratos en la dieta (salvo las verduras) se inicia la escalada que terminará algunos años después en Diabetes tipo 2.

 

Lic. Raúl Manrique

Diabetes tipo 2, ¿Enfermedad incurable o simplemente una condición mal entendida?

 

He escrito en varias ocasiones sobre este tema y seguramente lo seguiré haciendo, pero considero necesario aclarar un punto fundamental, que espero sea el origen de un profundo debate,y que de confirmarse, daría una perspectiva totalmente diferente al tratamiento del Diabético tipo 2 y por lo mismo, la oportunidad de dar una solución simple y definitiva a esta enfermedad. Aquí la cuestión.

¿Es la Diabetes tipo 2 realmente una enfermedad incurable o solo es una condición fisiológica mal entendida y por lo mismo mal tratada?

Aquí me atreveré a presentar algunas opiniones en base a investigaciones clásicas y recientes, que considero reveladoras:

Resulta evidente que el metabolismo de las personas que hemos dado en llamar Diabéticas tipo 2 es simplemente diferente. De manera similar a quien sufre de intolerancia a la lactosa, que debe evitar los lácteos, el diabético tiene un metabolismo y en particular un hígado adaptado al medio “paleolítico”, un medio donde no se conocían granos, lácteos, tubérculos y en muchos casos tampoco frutas, por ello cuando aplicamos alguna de las dietas de estilo paleolítico, situaciones propias del diabético como: Hiperglicemia, resistencia a la insulina, sobrepeso, circunferencia de la cintura elevada, HDL bajo, triglicéridos elevados, hipertensión, etc. se normalizan rápidamente! Y por lo mismo el consumo de medicamentos se reduce de manera radical.

Existen diversos estudios de corto y mediano plazo (desde 3 meses hasta 2 años) que muestran mucho mejores resultados con un esquema paleolítico que con el esquema “tradicionalmente” recomendado al diabético.

En mi consulta particular llevo 2 años de aplicar protocolos que he desarrollado en base a estos lineamientos y puedo decir que en la gran mayoría de casos se consigue no solo controlar la tan temida Diabetes tipo 2, sino incluso revertirla en pocas semanas!

De la misma manera que un intolerante a la lactosa se mejora rápidamente cuando le quitamos los lácteos, el Diabético tipo 2 mejora rápidamente cuando reducimos de manera más o menos importante su consumo de granos, lácteos, tubérculos y en muchos casos frutas. Asombroso? Tal vez, yo lo llamaría simple ciencia! Sospechoso? No lo creo, les presento algunas referencias científicas en la bibliografía adjunta. Muy fácil y bueno para ser cierto? Las verdades más grandes son las más simples.

Como le escuché decir al reconocido investigador peruano Nimer Simeón, “…la diabetes no es una enfermedad, es pura ignorancia…” cada día me convenzo un poco más de eso.

 

Bibliografía:

  • Total dietary regulation in the treatment of diabetes. Monograph No. 11. New York, Rockefeller Institute for Medical Research; 1919.
  • The effect of transition from traditional to urban life-style on the insulin secretory response in Australian Aborigines. Diabetes Care 1980, 3(1):31-37.
  • Marked improvement in carbohydrate and lipid metabolism in diabetic Australian aborigines after temporary reversion to traditional lifestyle. Diabetes 1984, 33(6):596-603.
  • Westernisation, insulin resistance and diabetes in Australian aborigines. The Medical Journal of Australia [1991, 155(4):258-264].
  • Apparent absence of stroke and ischaemic heart disease in a traditional Melanesian island: a clinical study in Kitava.  J Intern Med 1993, 233(3):269-275.
  • Cardiovascular risk factors in a Melanesian population apparently free from stroke and ischaemic heart disease – the Kitava study.  J Intern Med 1994, 236:331-340.
  • Low serum insulin in traditional Pacific Islanders – the Kitava Study. Metabolism 1999, 48(10):1216-1219.
  • Clinical experience of a carbohydrate-restricted diet: Effect on diabetes mellitus. Metabolic Syndrome and Related Disorders 2003, 1:233-238.
  • A pilot trial of a low-carbohydrate ketogenic diet in patients with Type 2 diabetes.  Metabolic Syndrome and Related Disorders 2003, 1:239-244.
  • The effects of a low-carbohydrate regimen on glycemic control and serum lipids in diabetes mellitus.  Metabolic Syndrome and Related Disorders 2003, 1:291-298.
  • A low-carbohydrate as compared with a low-fat diet in severe obesity.  N Engl J Med 2003, 348:2074-2081.
  • Low-carbohydrate-diet score and the risk of coronary heart disease in women. N Engl J Med 2006, 355:1991-2002.
  • Effect of a low-carbohydrate diet on appetite, blood glucose levels, and insulin resistance in obese patients with type 2 diabetes.  Ann Intern Med 2005, 142:403-411.
  • A Paleolithic diet confers higher insulin sensitivity, lower C-reactive protein and lower blood pressure than a cereal-based diet in domestic pigs. Nutr Metab (Lond) 2006, 3:39.
  • Effects of low-carbohydrate vs low-fat diets on weight loss and cardiovascular risk factors. Arch Intern Med 2006, 166:285-293.
  • A Palaeolithic diet improves glucose tolerance more than a Mediterranean-like diet in individuals with ischaemic heart disease. Diabetologia September 2007, Volume 50, Issue 9, pp 1795-1807
  • Dietary strategies for improving post-prandial glucose, lipids, inflammation, and cardiovascular health. J Am Coll Cardiol. 2008 Jan 22; 51 (3) :249-55.
  • Cardiovascular disease resulting from a diet and lifestyle at odds with our Paleolithic genome: how to become a 21st-century hunter-gatherer. Mayo Clin Proc. 2004 Jan; 79 (1) :101-8.
  • The effect of a low-carbohydrate, ketogenic diet versus a low-glycemic index diet on glycemic control in type 2 diabetes mellitus. Nutrition & Metabolism 2008, 5:36
  • Beneficial effects of a Paleolithic diet on cardiovascular risk factors in type 2 diabetes: a randomized cross-over pilot study. Cardiovascular Diabetología 2009, 8:35
  • Etc. etc. 

REVERTIR LA DIABETES TIPO 2 DE MANERA EFECTIVA – 5 Lecciones Maestras

Qué necesitas saber si deseas REVERTIR  LA  DIABETES  de manera efectiva

.

Lección 1: Según los especialistas, uno de los retos más importantes en la diabetes tipo 2 es la hiperglicemia. La grasa no produce hiperglicemia, la proteína no produce hiperglicemia, el carbohidrato SÍ PRODUCE HIPERGLICEMIA. Conclusión, si eres diabético NO COMAS TANTO CARBOHIDRATO!

Lección 2: Si el problema en el diabético tipo 2 es la hiperglicemia, entonces, ¿las dietas cetogénicas deberían funcionar? no deberían, de hecho funcionan!! menos de 20 g. de carbohidrato al día les dará mejor calidad de vida y menos consumo de medicamentos (será por eso que algunos no lo recomiendan?), aquí una referencia “A low-carbohydrate, ketogenic diet to treat type 2 diabetes”
http://www.nutritionandmetabolism.com/content/2/1/34

 

Lección 3: La deficiencia de Magnesio intracelular, en el paciente con Diabetes tipo 2, es el origen de la osteoporosis, aumenta el riesgocardiovascular, hipertensión, migrañas, Alzheimer y un largo etc. dar suplementos de calcio solo agrava la situación. En otras palabras, los suplementos de Ca en el diabético aumentan el riesgo de osteoporosis!! http://www.nature.com/nrneph/journal/v4/n2/full/ncpneph0680.html

 

Lección 4: Las grasas son buenas para el Diabético tipo 2, las grasas, incluso las saturadas, son excelentes (siempre y cuando no se frían!), no estimulan la hiperglicemia, reducen el colesterol, causan saciedad (generan GLP-1 intestinal). Si eres diabético no evites las grasas, evita los carbohidratos!!

 

Lección 5: En el Diabético tipo 2, los carbohidratos no son fuente de energía, TODO LO CONTRARIO!! al consumirlos elevan la glicemia, sobreestimulan la insulina, lo que produce la hipoglicemia 1 hora después de haberlos consumido, LOS CARBOHIDRATOS PRODUCEN CANSANCIO, NO DAN ENERGÍA!

Cada día más diabéticos tipo 2 en el mundo ¿Por qué?

(Entre la desesperanza y la incertidumbre)

Año tras año se invierten grandes cantidades de dinero, esfuerzos de los científicos, se publican cientos de trabajos de investigación, nuevos medicamentos (uno mejor que otro) y un largo etc. y a pesar de ello, cada día más diabéticos tipo 2, ¿Por qué?

Las veces que he tenido la oportunidad de hacer esta pregunta a colegas y a otros especialistas de  la salud, he notado que existe la tendencia de echarle la culpa a los pacientes, que “no siguen    las indicaciones al pie de la letra”. Sin embargo, recientes investigaciones demuestran a través     de 3 mega-estudios que seguir al pie de la letra    las indicaciones de, por ejemplo, la American Diabetes Association (ADA),  no parecen ser necesariamente una ventaja; inclusive, uno de estos estudios parece sugerir que es una desventaja seguirlas de manera estricta (estudio de ACCORD detenido por presentar más muertes en el grupo de control estricto).

 

Simplemente a la luz de las evidencias hay varias cosas que debemos estar haciendo mal. Sin embargo, determinar cuáles son nuestros fallos será imposible si tozudamente persistimos en los mismos conceptos no funcionales de antaño. A continuación les presento algunas ideas que nos pueden servir de base y que en siguientes artículos iremos profundizando:

1.       La Diabetes tipo 2 no es una enfermedad dentro del concepto tradicional de enfermedad, en realidad es una condición con la que se nace y al igual que, por ejemplo, la intolerancia a la lactosa, normalmente mejorará de manera casi milagrosa si eliminamos los alimentos que la originan.

2.       El metabolismo del diabético no está adaptado a la vida sedentaria con presencia de alimentos con carbohidratos (granos, tubérculos, menestras, frutas!, lácteos!). Por lo que darles alguno de estos alimentos es totalmente contraproducente, por más orgánicos, integrales o sanos que se pueda creer que son.

3.       La neoglucogénesis nocturna es la que origina la elevación de la glucosa basal al día siguiente, por lo que el origen del problema no está en la glucosa, ni el primer órgano a tener en cuenta es el páncreas, sino es la resistencia hepática a la insulina el inicio del problema y el órgano que debemos tener presente primero que nada es el hígado.

A partir de estos tres primeros conceptos podemos empezar a trabajar un tratamiento certero, que permite una evolución de un grupo de pacientes que actualmente viven entre la desesperanza y la incertidumbre.

Lic. Raúl Manrique Maidana